jueves, 21 de abril de 2011

UNA FÁBULA

Mis padres se pasaron la vida pensando en el día de mañana. Tú piensa en el día de mañana; tú ahorra para el día de mañana, me decían. Pero el día de mañana no llegaba. Pasaban los meses y los años y el día de mañana no llegaba.
        Hoy, de hecho, mis padres ya están muertos y el día de mañana aún no ha llegado

Julio Llamazares

3 comentarios:

Mónica dijo...

el ayer es historia...
el mañana...
un misterio!

Un corazón enamorado dijo...

Mañana, tendremos la fortuna, quizás de tener algún alimento. Quizás, mañana.

Cuenta que te cuento dijo...

Las limitaciones de acceso a Internet en mi país Cuba, hacia donde retorno luego de 15 meses, me privaran de leerte, así que quiero agradecerte el inmenso placer que me produjeron las lecturas de tus letras. Si alguna vez estas limitaciones, me lo permiten, no dudes que volveré con gusto a navegar por tu espacio.
Un abrazo, Mila Roldán.