martes, 6 de julio de 2010

POETAS MALDITOS, MALDITA POESÍA

Las reglas atan, las leyes corrompen, la obediencia somete.
De poco para acá me ha dado otra vez por emparanoyarme con la poesía que leo, escribo y oigo. Creí haber enterrado ese conflicto interno, pero noto que aún sigue palpable, aunque en menor escala, eso sí. Mirándolo desde el punto de vista más confortable como es el de la experiencia.

Hubo un tiempo en el que escondía lo que escribía. Se trataba simplemente de falta de autoestima estilística como lo denominaba yo. Más tarde me liberé y pude mostrarme. Me despeloté y a partir de ahí... todo ha sido desgarrado.


Estoy hasta el endecasílabo silábico de que las soberbias bibliográficas atenten contra el sino eterno de la poesía. Encorsetándote abogas por la involución de la poesía. No quiero decir con esto que enterremos a Quevedo, Góngora. Alberti, Machado y las Generaciones de las generaciones. Alexandre, siempre fue de mis preferidos.
Me río cuando a muchos poetas los califican de “malditos” Qué quieren decir con malditos: Que eran censurados ¿ Porqué lo eran Bukowski o Mallarmé o Rimbaud Malditos, como los calificaron en su día?
Pues muy bien, porque rompían con la norma, iban contra el sistema, hacían suya la poesía, y escupían ferozmente una poesía pura, sin ataduras y visceral. Eso es ser maldito. Un adjetivo negativo que hoy en día se sigue utilizando para clasificarlos como lo poco común. La poesía no es hablar de mariposas azules, no es hacer uso de palabras bonitas, o dominar la métrica esclavizadora. Es dominar la palabra y tejerla creando imágenes nuevas, sensaciones abstractas. En mi caso concreto, me gusta maniobrar el lenguaje cotidiano, el de la calle, el que todos utilizamos a diario, el más puro, el más cercano, el más directo. Quizás necesite ayuda, porque tengo el escribir como una terapia. Cuatro años de filología hispánica y una licenciatura después, han engendrado esta neurosis : Gritar rebeldía y revolución por la poesía que llevo tatuada en la piel.

9 comentarios:

INDIA dijo...

Estoy en el camino...creo que las palabras nos hacen libres..

india.

miss Desastre dijo...

precisamente esa poesía maldita
es la que me hace sentir viva
es como si se palparan las entrañas
desnudaran su alma
y te ofrecieran todo

directo de cocina
sin decoración
caliente

Tom dijo...

Siempre me alejé de la poesía por las ataduras de la métrica.
Anhelo tu neurosis.
Es fantástico leerte.

QuietBrown dijo...

Casi siempre me sale el verso libre. No me importa si no es el más bonito, el que más rima o el más apreciado. Es el que mejor me define y el que mejor dice lo que yo quiero decir, así que... Hay quien considera que la poesía es una maldición en sí, porque no te deja moverte sin pensarla =)
Muy buena descripción, ¡saludos!

Lorenzo Guerra dijo...

INTENTA CON SUS PALABRAS QUE MUCHOS NO SIGAMOS POR EL CAMINO DE LA VERDAD,¿NO SOMOS UN PAIS DEMOCRATA JODER?.
ESTAMOS JODIDOS POR MAFIAS,MULTINACIONALES Y GOBIERNOS CORRUPTOS QUE SUBVENCIONA A ESTOS COMERCIALES PARLANTES.

Luis dijo...

El corazón tiene razones que la razón no entiende y es que la métrica es el lenguaje cerebral mientras que la poesía libre es el habla del corazón. Yo me quedaría siempre con la segunda.
Seguimos en tu camino.

Anónimo dijo...

Pragmática del poeta (crítica acerca del creacionismo)
Todo literato, más concretamente, todo poeta, experimenta su propio viaje iniciático, viaje que en algún momento de su vida siente la necesidad de contar (Hércules, Orfeo, Quijano, Petrarca, Dante, Valle-Inclán (Max Estrella)...) El viaje consiste precisamente en una bajada del poeta (cualquier poeta) a los Infiernos, para recorrerlos en busca del objeto amado, de su musa, causa y fuente, según cree, de su talento.
Este recorrido dura más o menos tiempo para cada creador según se aferre con mayor o menor recalcitrancia a ese objeto considerado foco de inspiración. Unos, ven la salida hacia la luz en un instante, y se liberan para siempre del látigo poético.
Otros, dan vueltas en círculo, zigzagean, se retuercen de dolor enloquecidos hasta que se desprenden, definitivamente, del paternalismo castigador y condicionante de Hades y Perséfone, del que sólo han obtenido versos cargados de repulsa, claustrofobia y resentimiento, siendo incapaces de escudriñar la esencia (y recrearla en verso) de los Bajos Fondos de todo lo palpable y de todo lo intangible.
Luego están los malditos. Los malditos quedarían invidentes al percibir, en la salida, la luz cegadora de la naturaleza de lo común, y sólo son capaces de reconocerse a sí mismos en el espejismo de la Ninfa Eurídice, musa que, al estar muerta, se convierte en amante aún más deseable, símbolo del apego a lo más delirante y tormentoso, demente y tortuoso, a la conciencia de lo finito... en una búsqueda que les lleva a instalarse en el Erebo y a convertirlo en su hogar(de ahí la constante angustia vital).
Sólo los más afortunados, los que saben mirar el tiempo justo al abismo para que no les devuelva la mirada*, y desprenderse de su anhelo (ideal lírica) que es parte ya del inframundo, pueden transformar sus versos en Poesía Pura, en el objeto en sí, sin inspirarse en una fuente ajena que la corrompa, la adultere y la desvirtúe, sin convertirla en un elemento secundario y consecutivo, en sombra de la Sombra.


Dedicado A Eurídice, porque la impaciencia,
el descaro o la cobardía de Orfeo,
la obligaron a vagar por el Infierno.
No mires atrás, quien te ame, sin temores ni desconfianza, estará allí cuando salgas del túnel, te seguirá...
Tal vez Orfeo sólo cayó en la trampa, tal vez sólo deseaba mirarla, asegurarse de que lo seguía, de que saldría con ella del Infierno en el que había sido secuestrada...

Pero esto son sólo mitos y teorías nada verídicas, evidentemente : )

Vero dijo...

Tienes mucha arte a la hora de escribir. Al igual que tú, la poesía ha sido un tema que siempre me ha desvelado, a veces, la he odiado, pero en el fondo, lo que más he hecho, ha sido amarla (igual que amo a la prosa). Te invito a mi blog:
http://verdadessueltas.blogspot.com/
que ha nacido hace poco, quizás por la frustración de saber que no voy a poder ser periodista, aunque me alegro de que existan algunos como tú. Te sigo porque tu blog es interesante y porque trazas un camino hermoso, que aunque no es el mío, es digno de admirar. (Por cierto, estoy de acuerdo contigo en la protesta contra el toreo y, además, me encanta el poema de Palabras para Julia, no me canso de oírlo en la voz de Sabina)
Sólo te deseo suerte y que sigas siendo fiel a tu estilo.

Leo Mercado dijo...

Nada que decir. Coincido plenamente.
Saludos.