martes, 22 de diciembre de 2009

AVATAR: SALVEMOS A LA LUNA PANDORA


James Cameron ha sido fiel a su filosofía. Ha innovado tecnológicamente dando un paso más para la cinematografía del futuro. Rodar esta película en 3d ha sido todo un reto. Tras colocarme en mi butaca y ponerme las gafitas de rigor, en la primera imagen, ya se siente la aportación de la tecnología 3D. No puedo evitar marearme un poco hasta que mi vista se adapta a la pantalla. Cameron no ha querido jugar con fuego, más de diez años de proyecto y el presupuesto más caro de la historia terminan en una gran película de entretenimiento pero también con un claro mensaje ecologista.

Muchos han descrito la trama de Avatar como una gran historia de amor ñoña. No lo creo, pero sí creo que se trata de una historia de lucha por la supervivencia y por la conservación de la naturaleza en un planeta increíble. La tribu de los Navi vive tranquilamente en La luna Pandora. Un satélite completamente vivo, en el que conviven indígenas, animales, plantas y miles de seres vivos que viven en simbiosis. Todo un mundo elevado y creado desde la enorme imaginación de la factoría Cameron. Arte en estado puro a base de píxel . Los personajes animados consiguen una realidad antes nunca vista en una pantalla de cine. Durante la primera parte de la película descubrimos ese planeta fértil y rebosante de vida. Montañas volantes, animales gigantes y una botánica espectacular. Los avatar viven en las entrañas de un gigantesco árbol fuente de toda su vida. Es el año terrícola 2154, La tierra ya no es verde y los “malos”, los seres humanos, han llegado a Pandora para hacerse con un mineral muy valioso para ellos (se podría asemejar hoy en día a la fiebre por el petróleo). Por eso, no dudan en destruír todo lo que se les pone por medio liderados por el malo malísimo, el actor Joel Moore, que lo borda interprentando al militar Spellman y que hace que te cagues en su madre durante todo el metraje. El prota es Sam Worthington( Jake Sully) ya lo vimos en Terminator Salvation, un viejo marine en silla de ruedas que se infiltra en la tribu de los avatar mediante la clonación de su ADN con el de los indígenas. Una joven Naitiry, interpretada por Zoe Saldana, le salva la vida y desde entonces sus lazos se estrechan hasta que se enamoran. Sin olvidar el papel estelar de la mítica Sigourney Weaver, interpretando a la bióloga Garce Agustine.

Un guión simple pero original que funciona y saca aplausos al termino del metraje. La espera ha sido larga pero ha valido la pena. Sin embargo he sacado la conclusión de que el 3D no es la repanocha y hasta molesta. Quizás es porque no estemos acostumbrados aún. Lo mismo ocurrió cuando los hermanos Lumier proyectaron la primera película en la que un tren llega a una estación y el público salía corriendo despavorido.
Sin embargo Avatar pasará a la historia por sus grandeza. Ha reinventado el género de la Ciencia Ficción.

2 comentarios:

BRILLI-BRILLI dijo...

Ya he comentado en varios blogs sobre esta película que no me atrae mucho el Género de Ficción,pero no dejaré de verla simplemente por las buenas críticas que tiene,aunque otros me comentan que simplemente es entretenida..
Besos

Nesepousent dijo...

También la he criticado en mi blog. Y el asunto no es si la historia de entretenida o si tiene un mensaje ecologista que debemos rescatar. El asunto es que se le ha anunciado como una película capaz de cambiar la historia del cine como si el cine sólo fuese la técnica que se emplea para traernos la historia hasta nuestros sentidos. No es una mala película, sólo es débil en su historia. Desaprovecha demasiados conflictos "hombre-avatar", "el ser un algo totalmente otro", "amor entre especies diferentes".