viernes, 29 de enero de 2010

ALBERT CAMUS: EL HOMBRE REBELDE

Siempre he dicho que tengo un sexto sentido que hace que posea cierta atracción o interés en personas aunque no sepa muy bien la historia de sus espaldas y mucho menos de su personalidad. Es algo queme ha ocurrido desde que era adolescente. Sin saber porqué sentía predilección por algunos personajes o lugares sin saber porqué. Me pasó con Praga y luego con Franz Kafka, encontré su unión con la ciudad a primera vez que leí con 19 años La Metamorfosis. Lo mismo con otros escritores como Milán Kundera .

Hace 50 años moría Albert Camus. El primer libro que leí de él fue el extranjero. Me conmovió la capacidad de su personaje para no sentir. Sin inmutar ni un solo sentimiento ante la muerte de su madre.
Lo que me sorprende de Camus fue su gran amor por el ser humano y por su condición.
Su filosofía del absurdo conceptuó a un hombre sin sentimientos, sin moral .
Hoy rescato y os regalo un pasaje de su novela el "Extranjero".



Yo sentía una naturaleza tal que mis necesidades físicas desplazaban a menudo mis sentimientos. Cuanto más reflexionaba, más cosas desconocidas y olvidadas sacaba de mi memoria. Comprendí entonces que un hombre que no hubiera vivido más que un solo día podría sin esfuerzo vivir cien años en una prisión. Tendría bastantes recuerdos para no aburrirse.(...)Comprendí que había destruido el equilibrio del día, el silencio excepcional de una playa donde había sido feliz. Entonces disparé cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que se hundían las balas sin que lo pareciese. Fueron cuatro golpes breves con los que llamaba a la puerta de la desgracia. "

4 comentarios:

BRILLI-BRILLI dijo...

Una obra maestra de un gran maestro.
Besos

@georgedlaselva dijo...

En ciertas ocasiones es sentido lo mismo por algunos autores, lo extranio es que después de leer alguna obra termino con un sentimiento extraño de que ya lo había leído antes...
Haz hecho una excelente elección, Camus es todo un maestro como bien dice Brilli-Brilli.

A. dijo...

El extranjero me atrapó del mismo modo que su protagonista me... enfadó, digamos. Estando con su abogado es increíble cómo todo le da igual. No le importa nada. Pero al mismo tiemp recuerdo que se fija en cosas en las que no repararíamos. pero también le daban igual. Las citaba como quien dice que hoy hay viento. De Camus no puedo decir mucho.

Resulta curioso que hayas mencionado a Kafka y a Camus juntos, pues en bachillerato tuve que hacer un trabajo comparativo sobre el tema que quisiéramo entre dos libros (había 5 o 6 para esocger) y mi trabajó versó sobre la relación de cada protagonista, tanto de Gegorio como de Meursault, con su madre.

Un saludo.

El hada del Sur dijo...

La carencia de valores o significados conducen a la indiferencia y al absurdo que paradójicamente se muestran como únicas posturas válidas de autenticidad moral y de conocimiento. Somos extranjeros (extraños, en el original) ante nosotros mismos y ante nuestro mundo, hasta el punto de que esta extrañeza nos puede forzar a disparar un arma gratuitamente contra un desconocido. La novela del extranjero es una de las mejores de este autor. Un beso.
Siempre me alegro de encontrarnos en el camino. Matilde