martes, 26 de enero de 2010

ÍDOLO VACÍO

Hoy quería hablar de Albert Camus, pero lo dejaré para mañana. Dado los últimos acontecimientos hablaré de otro personaje que no le llega ni al tobillo al escritor francés.

Es un ángel perseguido. Es injusto castigarle de esa forma. Es inocente. La culpa la tiene el negro que le estaba incordiando. Cosas como estas he tenido que escuchar en los últimos días con respecto al caso de la expulsión de Ronaldo en el Bernabeu ante el Málaga.. Mientras media España debate si haberle expulsado es justo o no después de que le rompiera el tabique nasal a un jugador y lo dejará en el dique seco por lo menos durante tres semanas, mis adentros se revuelven, vomitan indignación. Dice un amigo mío que me estoy volviendo al lado oscuro y que necesito una visita al maestro Yoda en el planeta Dagobah. Quizás tenga algo de razón pero escuchando a comentaristas deportivos dejarse las entrañas y vomitando gilipolleces por la boca defendiendo a este mequetrefe, modelo de nada pero influencia de muchos, mi cerebro se atasca y me pide aceite cuando se pregunta: ¿En qué sociedad vivimos cuando miles de personas se mueren de pobreza y un tipo que cobra cientos de miles de millones de euros al año, está hasta en la sopa? Son los medios los que encubran al mito. Que Cristiano Ronaldo caga. Flashes, cámara, plumillas y acción! Ohhh qué estilo tiene cagando Cristianito, Que Cristiano Ronaldo está triste, OH ¿Qué tendrá el príncipe de los blancos? Literatura soez, barata y alimento de rapiñas. Sé que su figura mueve dinero, que muchos son los que viven de su publicidad, de lo que entraña todo su entorno, pero basta, basta por dignidad, por respeto a los demás. Basta de idolatrar hasta límites de Dios a una persona que por sus actos no ha hecho más que demostrar que está vacío de contenido para ofrecer a los demás. Sí podrá ser el mejor en lo suyo, podrá hacer maravillas con el balón, podrá romperle las narices a quien le dé la gana y perrear como un niñato cuando pierde o no se la pasan sus compañeros. Sí podrá soportar todo tipo de insulto, 96 millones valen eso y más, podrá decir que cada uno tiene lo que se merece, pero es solo eso un deportista nada compremetido. Quiere ser el número uno del mundo a costa de los demás, sin pensar en los demás. Egoísmo en estado puro, no confundir como otrosm, con ambición. Qué esperan de él ¡Por favor díganmelo!Es simplemente un jugador de fútbol que sólo sabe darle patadas a un balón.

3 comentarios:

viva la vida (coldplay) dijo...

tienes toda la razon del mundo pero esto no lom cambia nadie,ahi esta ese programa de telecinco que mueve cerca de doce millones de espectadores,gran hermano,se deberia llamar gran ruina,pero resulta que la gente lo demanda,eso es asi y nadie lo puede remediar,hoy me entere que rtve admitio de nuevo a esa periodista del corazon ,llamada friki karmele,que no se como no le deja la musica a los artistas pero es lo que hay aunque te doy toda la razon.

Mónica dijo...

El mejor remedio, para que este tipo de gente pase inadvertida, la indiferencia, somos nosotros quienes le damos la importancia con nuestros comentarios y opiniones, pasemos de ellos y como dice CR9: cada uno tenga lo que se merece

Luis dijo...

Mónica, tienes razón. No existirían estos programillas de tres al cuarto si los espectadores no los vieramos. La culpa es de esta sociedad desculturizada, mangoneada por su pasividad mental. Ya nos creemos cualquier cosa y seguimos pies juntillas lo que nos dicen.
Idolatramos a verdaderos becerros de oro (como al CR9), que lo único que han hecho en su vida ha sido mover un balón entre las piernas con mayor o menor gracia y facilidad, pero que están vacíos interiormente y nada aportan a los demás. No se valoran los estudios ni los curricula de la gente sini su "gracia" personal, por llamarlo de alguna forma.
Muy bien Ivan. Sigue criticando estos desmadres sociales y te seguiré apoyando.