jueves, 1 de abril de 2010

LA ÚLTIMA CENA ANTES DEL JUEVES SANTO




La noche había sido muy larga. Regresaban juntas a casa sin saber muy bien dónde habían acabado después de la comida. Una, sujetando la última botella de vino. La otra, la última copa. Habían disfrutado de su última cena. Ahora la lluvía purificaba sus pecados. Era la mañana del Jueves Santo.

3 comentarios:

Raphael de Souza Araujo Lima dijo...

Boníssimo!

Que gosto bom tem pecar e se purificar depois!

Amei!

Caótica dijo...

A juzgar por la foto, creo que acabaron, o bien en una orgía, o bien en una convención de naturistas. El hecho de que lleven los zapatos puestos me hace decantarme por la primera opción.

Acabo de descubrir tu blog, y me ha encantado. Con tu permiso, seguiré pasandome por aqui regularmente, y cotillearé tus antiguas entradas.

Tom dijo...

Yo tiendo no a perdonarme, soy menos magnánimo que otros dioses...