martes, 10 de noviembre de 2009

ECHANDO ABAJO LOS MUROS (BERLIN AÑO 20)


Corríamos junto a la marea de gente
Hastiados de tanta desesperación
No fue Ni Gorbachov, ni Khol ni siquiera Juan Pablo II
Fuimos nosotros, en aquella noche en la que la historia nos reservó un lugar en la eternidad

La libertad se escribe con la letra del pueblo alzado
Con los martillos y mazos que destruyeron el hormigón ignorante
Con la caída del imperio rojo para arropar al imperio Yanki

Nada volvió a ser igual cuando los Ángeles tomaron las azoteas
porque todos fuimos iguales por un instante efímero
No necesitábamos educación, necesitábamos libertad

Los Trabant se destrozaban contra la pared
Y Radio Berlín internacional pregonaba la noticia
Caían los bloques, se levantaban los sueños.
Fuimos nosotros, aquella noche en la que la historia nos guardó tal honor

Hoy el frío occidental enmascara los barrios del Este
Solitarios, olvidados.
Todo fue mejor durante un tiempo, mejor que ahora.
Hoy los muros se levantan sin que hagamos nada

Palestina, Méjico, China, Melilla, Cuba, Fronteras en el mar
No aprendemos.
Esta vez tampoco serán ni Merkel, ni Sarkozy, ni Zapatero, ni siquiera Obama.
Seremos nosotros, si queremos. Porque si aunamos conciencias, el hormigón volverá a caer
Foto: En un tramo del antiguo muro de Berlín

1 comentario:

El hada del Sur dijo...

¡Que necesaria es la libertad!.
Hacer un buen uso de ella es importante tanto a nivel individual como colectivo para alcanzar un bienestar total.
Me alegro mucho se saber de ti.
Estoy últimamente algo liada con el trabajo y no muy inspirada. Curioso cada vez que vienes a mi memoria, me visitas. ¡Ojala fuera real!...
Un beso