lunes, 30 de noviembre de 2009

MEA CULPA

Dicen que rectificar es de sabios. En el caso que voy a tratar, entonar el Mea culpa es lo mínimo que puedo hacer y deben hacer muchos medios que tacharon desde un principio de asesino a Diego P.V, acusado la pasada semana de maltrato y asesinato de la niña de 3 años Aitana en Tenerife.

No se trata de tirar piedras sobre mi mismo tejado pero muchos medios se saltaron a la torera el derecho a la presunción de inocencia de Diego y lo tacharon de Asesino en algunas de sus portadas. Incluso publicando fotos con su rostro como muestra esta indignante portada de ABC. Seguramente, ninguno de ellos tendrá la suficiente ética para ejercer su deber a la rectificación. Lo único que mínimamente los puede dignificar. El director de Canarias 7 ya lo ha hecho. Espero que los demás tomen ejemplo.

En estos días, los periodistas deberíamos hacer una profunda reflexión y conocer exactamente hasta donde llegan los límites para tratar este tipo de noticias. Las ansias por ofrecer detalles, por ser los primeros en aportar nuevos datos sobre el suceso, las primicias o la tan valorada inmediatez periodística, conllevan a la precipitación y a dar por verdaderos, hechos no debidamente contrastados. Bien es cierto que en noticias como estas, las fuentes suelen ser escasas y herméticas. Los periodistas se limitan a las fuentes oficiales, que en un primer momento pueda ofrecer la Guardia Civil o los servicios médicos pertinentes, pero los periodistas no podemos lavarnos las manos simplemente diciendo que las fuentes oficiales eran erróneas por muy oficiales que fueran.
La mala suerte ha hecho que los médicos, supuestamente se equivocaran y que estos informes se dieran por validos sin ser cuidadosos y esperar a los resultados finales de la autopsia de la pequeña Aitana. Muchos han tratado este caso basándose en estas fuentes, pero respetando a la presunción de inocencia. Otros han sido sanguinarios y no lo han hecho. Ahora que el mal se ha causado ¿Qué será del pobre Diego? Su vida estará estigmatizada para siempre por este caso. El abogado, se ha reservado el derecho a presentar las debidas demandas a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y a los médicos que atendieron a la niña en un primer momento.
Pero nosotros, como periodistas, deberíamos hacer autocrítica y ser conscientes de que la información es algo muy importante y algo más que titulares y primicias. Hemos destrozado la vida de un chico por no ser precavidos y eso le debe de doler a todo periodista que se precie haya o no informado sobre el hecho. Sinceramente, en la noche del pasado sábado cuando se conoció el informe de la autopsia y Diego salía en libertad sin cargos, no puede dormir tranquilo. A mí me duele: por esta santa profesión y por Diego al que no conozco. Espero y deseo que el tiempo le dé una nueva oportunidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los periodistas se equivocaron, los que filtraron la información confidencial se equivocaron, la sociedad se ha equivocado. No volvamos a equivocarnos tratando de culpabilizar a los médicos ahora sin que se haya investigado a fondo este caso.
¿Aprenderemos de casos como este o volveremos a tropezar en la misma piedra?

Luis dijo...

después de pedir perdón vuelven a pecar sacando la entrevista telefónica con el padrastro de la niña y crucifican a los médicos...
Y... ¿quién se acuerda de la niña?

NAYRA dijo...

RECTIFICAR ES DE SABIOS, POR SUPUESTO!
CAMBIARAN LAS COSAS? BASTA CON PONER LA PALABRA PRESUNTO PARA CUBRINOS LAS ESPALDAS? O SE HACE TATO "MAL" USO DE LA MISMA QUE YA CARECE DE SIGNIFICADO? SE HA INFORMADO A LA SOCIEDAD LO QUE IMPLICA LA PRESUNCION DE INOCENCIA Y EL PPIO IN DUBIO PRO REO? MAÑANA PODEMOS SER NOSOTROS......POR LO TANTO SEAMOS NOSOTROS LOS QUE HAGAMOS QUE ESTO NO VUELVA A SUCEDER NUNCA MAS!