sábado, 21 de marzo de 2009

AVISO A NAVEGANTES

Nunca nadie me regaló nada pero me llamán simplón, los mismos simplones que ni siquiera me conocen. Los que pierden el tiempo en criticar a alguien y desperdician su vida en seguir siendo unos simplones porque no tienen el suficiente talento y vocación para desempeñar su trabajo. Esos mismos buitres que no conocen ni siquiera el funcionamiento de una profesión que uno desempeña con profesionalidad. Mi conciencia está tranquila. Hoy en esta soledad, me río de esos pobres que ni siquiera saben que su conciencia no está tranquila, que incapaces de luchar con su simple humildad, se regodean en el insulto fácil, menospreciando, y valorando algó que desconocen. Ahí está la cuestión, ellos son el futuro de la basura de esta sociedad. Los que hablan sin saber, los que cuelgan sus envidias al amparo de la incógnita con verborrea barata. Los que, cobardes, no se atreven por miedo a asustarse, a mirar en su propio ser, frustrados. A los que el concepto de respeto les sobrepasa por encima de todas las cosas. A los que no saben reconocer sus fallos y debilidades directamente a la cara. A los que se les amplía el cerebro con la culpa y no pueden controlarlo. Y perdonen que no me disculpe en estos momentos aciagos. Gracias por hacerme más fuerte en este punto en el que también dudaba de mi deriva. Me dais fuerza para que algún día pueda llegar a tierra y deciros con la misma humildad, que seguiré trabajando para mí ,aunque sepa que eso pueda martirizaros y hundiros más en vuestra propia miseria. Algún día, en un segundo febril, lo reconoceréis pero será demasiado tarde. Como siempre. Ese día no podréis dormir más. Vuestro estómago se revolverá hasta que vomitéis los intestinos por la boca y me dará igual. Será ese día en el que os ahogaréis en vuetros propios escrementos carentes de personalidad y de carácter. Ese día vuestros complejos saldrán a plena luz cansados de esconderse de vosotros.
Pero sin duda alguna, yo seguiré trabajando para saciar mi sed espiritual en este mundo de rencor y envidia. Hoy en esta noche oscura, con el mar negro ante mis ojos, vuestras palabras se diluyen en vuestras mediocres carcajadas.

DIARIO DE ABORDO: 21 DE MARZO DE 2009
Hoy se cumplen 3 semanas a la deriva en la amplitud del Adriático. Soy el único de abordo. Continuo a la deriva. Apenas me quedan provisiones para cinco días más aunque mis esperanzas aún no se han diluído.

4 comentarios:

Dorta dijo...

Amigo Iván:

Mientras hablen de ti significa que estás vivo.

Aunque tú no me veas todos los días te veo y en mi casa eres uno más de la familia.

Eso no lo pueden decir todos.

Supongo que como yo habrá muchos.

Tienes futuro y eso a más de uno le dolerá. Es el problema del otro. Enciende una luz en mi nombre en tu noche y dí:

P'alante.

Livingston te ha ofrecido su hospitalidad y me consta que te quiere como a un hijo. Tu tío vale mucho.

Sir Stanley

o

Antonio Dorta

El hada del Sur dijo...

Uno de los peores defectos que tiene el ser humano es la envidia ya que después de ella deriva lo peor de lo peor.
¡Qué mala es la critica descalificadora que sólo busca destruir y que no aporta nada!
Considero que pueden ser utiles las criticas constructivas porque si en algun momento uno comete un error, le va a permitir ponerse a trabajar en ese aspecto para mejorarlo.
Ahora este conjunto de gente cretina que te esta rodeando en este instante y en este momento tendrian que preocuparse de su propio desarrollo más que enjuciarte a ti.
Ívan no te conozco bien pero desde luego lo que menos pudieran decir que seas una persona simple. Esa gente no tienen idea lo que dicen.
Hay algo importante en esta vida y es ser honrando con lo que pensamos y lo que sentimos que no tiene que corresponder con lo que piensan y sienten los otros.
Tenemos que respetarno y esto va implicar ser consecuente con lo que pensamos, sentimos o queremos. En algunas ocasiones esta actitud implicara enfretarnos con alguien y recibir desaprobación de los demas.
Si te digo Ívan que cuando nos mostramos como verdaderamente somos nos dará la seguridad de tener afectos verdaderos y sinceros y la tranquilidad de reafirmanos en nosotros mismos.
Tú exito siempre va a venir y no lo olvides del respeto hacia ti y de arriesgarte en la dirección de lo que eres y sientes.
Esa confianza que yo te he visto y que yo he sentido se plasma sencillamente en "ser lo que eres" que a su vez se plasma en "hacer lo que hay que hacer" y dar lo que hay que dar.
Te mando un abrazo y mi apoyo. Matilde

Zoilo LOpez BOnilla dijo...

Querido Ivan:
He quedado perplejo por cuanto acabo de leer en tu Blog. No sabía nada y me lo he encontrado de golpe.
Por lo que deduzco, los EVIDIOSOS han hecho acto de presencia en el entorno de tu esmerado trabajo. No te preocupes por ello porque eso no es nada nuevo y mucho menos tratándose de Canarias donde me consta que la ENVIDIA anda instalada desde siempre y donde ha sentando suficientes precedentes inimaginables que muy bién podrían traducirse como IMCOMPETENCIA TOTAL.
En ocasiones, la INCOMPETENCIA genera la ENVIDIA y esta, a su vez recae siempre contra el que no es entendido por la gran mayoría y, paradojicamente, es esa mayoría la que decide, erroneamente, quién es valido o no en cualquier actividad privada o pública con lo que la DEMOCRACIA representada, según dicen, por la opinión que ejerce la mayoría en el seno de nuestra sociedad siempre estará en contra de los supuestamente BUENOS pero incomprendidos profesionales.

Ejemplo:
Desde el punto de vista artístico, se muy bién que tipo de pintura le gustaría contemplar a la mayoría pero resulta que esa mayoría ignora que yo no pinto exclusivamente para satisfacerla solo a ella.

Si este ejemplo te lo aplicas a ti mismo y a las distintas actividades que desarrollas encontrarás mucho consuelo y, sobre todo, que solo te comprendan aquellos que, ademàs, te entienden y, entre ellos, nos encontramos Dorta, T.G., Carmen, Dácil, tu familia, tus amigos, etc., y, naturalmente, yo mismo

Luis dijo...

Hola Iván:

No te preocupes por lo que puedan decir a tu alrededor. Piensa que sólo se envidia a los que valen y el buen trabajo.
No merecen la pena ni comentar sus existencia.
Te veo y leo a diario. Eres bueno en lo que haces. Sigue adelante... generando envidias...