domingo, 29 de marzo de 2009

RELATOS TRAS EL CAMBIO CLIMÁTICO: FENÓMENOS PARANORMALES

Me pilló de improvisto en la calle. El toque de queda se había hecho efectivo hacía unos minutos Y un sudor frío recorría ya mi frente. Tenía que volver pronto a casa o estaría en serio peligro. La música y los espectáculos circenses había quedado suspendidos por la lluvía que tras el toque de queda, no se pudieron reanudar. Ahora, sólo escuchaba el sonido de las gotas ácidas callendo en el pavimento rosado de la avenida principal. Gracias a Dios, mi impermeable Deak-69 seguía funcionando.



Desde que comenzaron los fenómenos paranormales, era la primera vez que sentía verdadero miedo. Me habían hablado de los seres que vigilaban las calles pasada la medianoche. Seres que se encargaban de vigilar que ningún humano deambulara por las calles en busca de algún saboteador inconforme con el sistema de Oxygen. Seres deformes, mutantes que había ingerido el aire reciclado en malas condiciones y que había sido esclavizados de por vida para la causa del sistema imperante. El ser humano colmaba así el más alto grado de su evolución, que en este caso podría denominarse involutiva. El caos de las noches era absoluto. Me paré un segundo en mitad de la avenida y haciendo un esfuerzo escuché las miles de almas que respiraban al mismo son en sus casas-colmena, respirando la mierda reciclada que suministraba y comerciaba Oxygen. Las muertes por enfermedades estaban a la orden del día. La esperanza de vida se había reducido a 45 años, así que me quedaba poco mas de una década para revertir todo lo que no había podido hacer en el trieno revolucionario de principios de 2030. Por aquel entonces yo era demasiado joven.

Una docena de personas con sus máscaras antigaseantes pasaron corriendo frente a mí mirando con pánico hacía atrás. No me dijeron nada, pasaron como caballos desbocados. Como en las películas, para darle más emoción a mi personaje, seguí mi camino hacia adelante, más que nada porque mi colmena me aguardaba en esa dirección. De pronto salieron de la nada. Los confundí con la oscuridad, pero allí estaban. Uno de ellos me señaló la hora en su reloj. Sí , ya lo sé, pero son solo unos minutos, ya me iba a casa, respondí.
Evidentemente había roto el toque de queda. Pude sacarle una foto cuando se dirigían a mí, pero salió borrosa. Me dio el alto, y entonces comencé a correr como un jabato. Cuando llegué a la plaza, todo el mundo estaba allí. Las luces los actores, el teatro, el circo en la calle, el concierto, la gente aplaudiendo y hablando de sus cosas y saltando y bailando. Respiré con tranquilidad. Miré hacia atrás, ninguno de los mutantes me seguía. Habría inhalado bastante dióxido carbónico por culpa de algún escape, pensé. Caminé con lentitud para relajarme tranquilamente y miré al cielo anaranjado. La cúpula que nos protegía de la atmósfera seguía allí. Mi cara cambió en una mueca de confusión. Sin tiempo a reaccionar y en menos de lo que canta un gallo, los mutantes me tenían sujeto por los brazos y mi cámara de fotos era requisada. Ya no podía hacer nada por remediar lo que se presentaba ante mí. Un futuro nada prometedor en manos aquellos fenómenos paranormales.
PD: Estas lineas son algunas de las consecuencias que pueden derivar de asistir al festival MUECA de arte escénico en la calle que se celebra este fin de semana en las calles del Puerto de la Cruz en Tenerife. Pero,fiel a mi filosofía: nunca permito que la realidad estropee una buena historia.

1 comentario:

El hada del Sur dijo...

¡Qué maravilla de fotos originales!.
Has colocado unas imagenes en el post "Fenómenos paranormales" muy buenas.
Es muy curioso como tienes fijación por este tema de los cambios climaticos, cierto que es poblematico pero tu tienes una capacidad inmensa de imaginar muchas cosas sobre este tema. Mi fijación son otros temas, quizás te hayas dado cuenta y en el caso que no te hayas fijado. Ya te lo dire.
Me alegre que te hayan gustado algunas de las fotos de mi viaje.
Son de un viaje a Glastombury durante el mes de Julio del 2.008 y de un viaje a Turquia en el mes de Agosto del mismo año.
Me gusta mucho viajar. Este año me voy a Sicilia en Agosto. A ver que depara el viaje....
El relato que has hecho me ha encantado.
Un beso amigo.......