miércoles, 10 de junio de 2009

EUROPA, EUROPA

He esperado unos días para saber la reacciones políticas respecto a los resultados de las elecciones europeas tras el resultado que dio ganador a los populares Europeos y en España, al PP con 23 escaños seguido del PSOE con 21.
Los populares han promocionado su triunfo como si se tratase de una premonición victoriosa de cara a las próximas primarias. Es lógico que intenten sacar tajada de sus resultados, aunque sea en Europa, para que puedan emplearlos como arma arrojadiza de su oposición al gobierno de Zapatero, que por cierto, a día de hoy, ha hecho mutis por el foro con respecto a los resultados de su partido en la elecciones. Quizás esté reflexionando o pensándose bien qué decirle al electorado ante la derrota de sus candidatos.

Sin embargo. Mi lectura es que en estas elecciones no hay triunfadores sino todo lo contrario, un único perdedor y esa es la Democracia.

Hay un dato clave en todo esto. Los méritos y desméritos de unos y otros, no reflejan el alto índice de abstención que sufrieron las urnas desde el pasado jueves hasta este domingo.
BRUSELAS (AFP) — La abstención en las elecciones legislativas europeas celebradas entre el jueves y el domingo superó el 57%, un máximo inédito, según nuevas estimaciones publicadas este lunes por el Parlamento Europeo.
Los datos, todavía no definitivos, muestran que el 57,06% de los 388 millones de electores convocados a las urnas dio la espalda a los comicios, frente al 56,45% anunciado el domingo por la noche.
La nueva cifra confirma que se trata de un récord para estas elecciones cuyo desinterés popular se ha ido agravando desde 1979. En los últimos comicios de 2004, la abstención se situó en 54,6%. Las legislativas celebradas en los 27 países de la Unión Europea confirmaron la hegemonía de los conservadores en el hemiciclo, con 263 escaños de un total de 736, muy por delante de los socialistas europeos, que obtuvieron 161, según cifras provisionales”
Bien, ante estos datos es lógica una reflexión ¿Realmente nos interesa Europa? ¿ Se puede equiparar el resultado de estas elecciones con las de un posible resultado en los próximos comicios nacionales de los diferentes países? ¿Tenemos lo que nos merecemos? y es más ¿Hasta que punto el grado de conciencia de nuestros políticos no se siente defraudada ante las mayoritaria abstención? ¿No es eso un fracaso?
La Unión Europea camina a pasos de enano en la aceptación de su Constitución. Todos decimos orgullosos cuando nos preguntan, que somos europeos, pero realmente, visto lo visto, y más en época de crisis, ha quedado claro que a la gran mayoría ( 57% de los electores) no le interesa un cambio de rumbo y no nos interesan las políticas que se rigen en Bruselas salvo cuando es para quejarse de algo.
El reflejo de esta “desunión” lo ejemplifica uno de los países fundadores de la UE: Francia.
El país galo renegó en su día en un referéndum la Constitución Europea. Así que, si a estas alturas, uno de las naciones pilares de esta Unión aún no lo tiene claro, queda mucho camino por recorrer.
La Unión hace la fuerza, reza el refrán, pero en el caso de la U.E, deberíamos rezar que “el dinero hace la fuerza” . Esa Unión se presenta en clave económica y no social. Una Unión que sigue aceptando la política antisocial de “cosas delincuentes”, como a definido recientemente Saramago, a Silvio Berlusconi y que no mira con peligro y temor el alto poder que poco a poco adquiere la ultraderecha en esta Europa ultraconservadora ( En el parlamento se sentarán miembros de algunos partidos xenófobos). Pocas son las esperanzas de cambio para una Europa que debería ser verdaderamente libre, y sin fronteras marcadas por el poder monetario y al servicio de intereses privados y sin ninguna alternativa política realmente con fundamento.

1 comentario:

viva la vida (coldplay) dijo...

la unica democracia que existe es la que el pueblo esta padeciendo,democracia pasiva del sistema ante problemas ya graves de economia,seguridad y social.