viernes, 26 de junio de 2009

SE APAGÓ LA VOZ DE MJJ

Recuerdo que el primer disco de vinilo que pinché en mi vida fue el Thriller. Fue un viejo tocadiscos setentero que heredé de mis padres. Uno de esos compacto en el que los altavoces servían como tapa.
El disco más vendido de la historia según el libro Guinnes de los Records sonó aquel día para mí por primera vez y no dudé de repetir una y otra vez aquellas canciones. Recuerdo morirme de miedo con el videoclip de Thriller que luego hizo historia. Recuerdo las noches de verano, y las de invierno con los surcos de P.Y.T, Beat it o las fantástica Billie Jean sonando sin parar y retumbando en las paredes de mi habitación. Con mi boca preadolescente repitiendo sus versos en un inglés perfecto. Y emocionándome con The Girl is mine junto a Paul McCarthney. Por aquel entonces, yo tenía 9 años.
Con el paso del tiempo aquel vinilo se convertiría en una reliquia. Un poco más maduro y consciente: esto es, con apenas 11 años, vibré con sus bailes en el metro de New York. Realmente con BAD fui consciente del ídolo de masas en el que se había convertido Michael Jackson. En el colegio flipamos con Smooth Criminal y su paso de la luna en el club de los 30. En el cine de los domingos disfruté de aquella película semidocumental donde empezaban a fraguarse ya su megalomanía MOONWALKER.
Canciones como Dirty Diana, Do you make me feel o Man in the mirror pusieron banda sonora a mis juegos de infancia. A mis sábados por la noche. Con los walkman de casette jugaba en bicicleta imaginándome ser un demonio de la velocidad (Speed Demon) Me supe de memoria los onomatopéyicos ¡he, he y los ¡Wow! que incoscientemente desprendía su boca cuando cantaba y me aprendí de memoria la coreografía de Billie Jean y decoré las paredes de mi cuarto con sus posters. Ya era oficalmente, un fan de Michael Jackson.
En el 91 llegó la noche esperada. Nieves Herrero presentó en su programa de la tele en primicia para España, el videoclip de Black or White y Michael volvía a acaparar todas las portadas. Al día siguiente estaba el primero en la puerta de FRESIDISCO, mítica tienda cerca de mi casa que dos años después visitaría el propio Jacko en su única estancia a Tenerife. Dangerous fue toda una revolución. Un nuevo sonido jamás escuchado antes, más guitarrero, más hip hopero, más... todo.
Michael volvía a romper moldes. Se consagraba como el rey del pop. El album perfecto, pensé por aquel entonces.
Habitualmente sus B sides era joyas para mi. Temas menos conocidos como Keep the Faith o Who is it, impactaron mis oidos, de nuevo en formato de vinilo. Y en el 93 cuando contaba 17 años llegó el momento. MJ Visitaba la isla, Tenerife, 27 de septiembre de 1993 Explanada del Puerto de Santa Cruz. 50 mil personas, más de 10 horas de espera bajo un sol abrasador. Pero allí estaba: en el único concierto que dio en España y yo podría contarlo. Poco mi importaba ese día cual sería mi futuro académico en un septiembre horroroso en mis estudios. Yo me sabía de memoria el concierto editado en video de Bucarest que había dado en aquella gira. Recuerdo que aquel día, esperando en la masificada cola para entrar al recinto, a lo lejos ,vi a la chica más guapa que jamás he visto hasta la fecha. Y cuento esto porque fue como si me enamorara de ella por un instante. Fue una hora de miradas escondidas mientras las mangueras de agua de la organización, humedecían nuestra calurosa espera regándonos desde lo alto. La entrada costó 5000 pesetas de la época, me coloqué a unos 25 metros del escenario y lo ví de cerca. De nada importaba ya que la chica que tenía a mi lado llorará sin parar cuando Michael salió con un salto de debajo del escenario y se mantuvo cinco largos minutos en silencio, como una estatua. Ni la explosión de júbilo cuando sonaron los primeros acordes de Jam con un público enfervorizado. Con mis glándulas salivares al máximo y sudando como un perro. Acababa de comenzar el concierto.
A partir de ahí todo lo demás me dio igual. Se ha ido uno de los grandes, digan lo que digan sus detractores. Ha muerto el rey del pop.
Descanse en Paz: Michael Joseph Jackson.
En esta madrugada me voy a dormir triste, recordando uno de sus mensajes:
el hombre en el espejo. Una canción que alarga el reflejo de cada uno de nosotros, un canto por el cambio, por intentar ser mejores cada día, por mirarnos al espejo y creer que es posible.

video

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se ha ido el más grande. Siempre quedara su legado:
Sus grandes canciones.

hadanevada dijo...

que bonita crónica-homenaje....yo no pude ir al concert..pero estuve un rato por fuera y el ambiente que se respiraba era de ilusión y desconsuelo...yo me fuí pronto...tenía compromisos irrevocables...pero desde luego es un orgullo que un artistazo de ese calibre haya visitado mi isla...desde luego ha sido toda una pérdida, una pena enorme, se han ido muchos ultimamente...
un saludo triste hoy...

viva la vida (coldplay) dijo...

descanse en paz the king.
ivan creo que somos de la misma quinta michael,madonna,eros ramazotti,cuando ellos no esten aqui tambien se habra ido una parte de nosotros.