martes, 16 de junio de 2009

RETRATOS DE UN INSTANTE: JOSEFOV

Fue una de las fotografías que saqué, la primera vez que visité la vieja plaza de Praga. Boleslav, trabajaba como guía turístico en la bella plaza. Fijo, frío como una estatua en el Puente de Carlos. Su sede social se encontraba justo debajo del reloj astronómico de la torre del Ayuntamiento. Su oferta de servicios comprendía una visita guiada a pie por las pequeñas calles que conformaban lo que fue el Ghetto Judio de Josefov. El cementerio judío es un amasijo de tumbas sin ningún tipo de alineación simétrica. Las lápidas se acumulan a distintos niveles. Los turistas visitantes tienen la manía de colocar pequeñas piedras encima de ellas como recuerdo. Hoy estamos de suerte dice Boleslav, dos rabinos están rezando junto a una de las tumbas. Atabiados con su tradicional traje y sombreros negros, mueven su cuerpo de atrás hacia adelante mientras los tirabuzones de su pelo danzan al son de sus movimientos. Me pregunto que diría el mismisimo Tim Burton al ver este campo santo en el que me siento totalmente en paz y con el respiro de Franz Kafka siempre a mi lado.

3 comentarios:

El hada del Sur dijo...

Comprendo la tragedia de lo que fue el holocausto nazi. Comprendo lo que pasaron los judios. Eso fue horrible. Lo que no comprendo es la afectación que veo en ti. Iván tocas el tema como si te hubiera ocurrido a ti....
Tocas excesivamente este tema en tus post.
¿Qué te pasa a ti con ese tema?.

Elisabeth dijo...

es muy interesante

besitosss

viva la vida (coldplay) dijo...

yo he tenido la suerte de estar en auswitch y la verdad que aquello es estremecedor,y entendi que el silencio tambien se escucha,todo aquel silencio se escuchaba desde que entrabas hasta que salias a unos kilometros de alli,jamas en mi vida he sentido aquel panico,recordar como murieron alli millones de judios.